Salvemos al adolescente interior

Así como tenemos un “niño interior”, tenemos un “adolescente interior” deseoso por llenarnos de emoción pero con las herramientas de nuestra experiencia.