Who is your God – Quién es tu Dios

traducción debajo

Who is your God

Believers or not, in the concept “God” we project and define what is good or bad in our universe . For many people with the current law it is enough. Others choose to add one or more holy books. Others choose to live outside the norms of society.

But if there is a faith that we all understand at some point, the faith in capital: the economic prosperity as a promise and a sign of well-being expressed in many ways: From the most positive as the resource to achieve our objectives to the most negative as unpaid work, relationships for interest and economic scales defining our limits.

When I finished the production stage of the album I had to start promoting it, which was logical until spent weeks behind a screen, stressed by details that were not musical, hating every minute. Why? Because of one more like? To confirm that my work is good enough to be consumed on a large scale?

“I wouldn’t kill” but if millions are at stake would you consider it? “I would be true to my partner” but if there are millions at stake, would you consider it? “I would pay taxes” but if millions are at stake would you consider it? The problem of reducing our morals to a material interest (which, as it comes, goes) has an invisible cost, its flow is not free: it is paid with our relationships, with our exploitation and the exploitation of others, it distances us from our humanity and creation.

I fell asleep thinking about the tarot card “the devil” that shows the dilemma of control and freedom, of law and tricks, of our insatiable desire for pleasure and the material world in the midst of a society oppressed by power and crisscrossed by collective liberation fights like the Jewish people in Egypt. We haven’t changed much. I woke up in the middle of the night wondering paradoxically Who is our God? What will define our fate?


Quién es tu Dios

Creyentes o no, sabemos que en el concepto “Dios” proyectamos y justificamos nuestra definición de bueno/malo. Para muchas personas la ley es suficiente. Otras eligen sumar uno o varios libros sagrados. Otras eligen vivir por fuera de cualquier norma.

Pero si hay una fe que todos en algún punto entendemos es la fe en el capital: el bien económico como promesa y señal de bienestar que se expresa de muchas maneras. Desde las más positivas como el recurso para lograr nuestros objetivos a las más negativas como trabajo no remunerado, relaciones por interés y escalas económicas definiendo nuestros límites.

Cuando terminé la etapa de producción de mi primer álbum tuve que comenzar a difundirlo, lo cual era lógico pero dejó de serlo tras semanas atrás de una pantalla, estresado por detalles que no hacían a lo musical, odiando cada minuto invertido ¿Con qué fin? ¿Un like más? ¿La confirmación de que mi trabajo es suficientemente bueno para ser consumido a gran escala?

No mataría ¿Pero si hay millones en juego lo consideraría? Sería fiel a mí pareja ¿Pero si hay millones en juego lo consideraría? Pagaría impuestos ¿Pero si hay millones en juego lo consideraría? El problema de reducir nuestra moral a un interés material (que así como viene se va) tiene aparejado un costo invisible, su fluir no es gratuito: se paga con nuestras relaciones, nuestra explotación y la ajena, nos aleja de nuestra humanidad y creación.

Me dormí pensando en la carta del tarot “el diablo” que habla del dilema de control y libertad, de la ley y las trampas, del nuestro deseo insaciable por el placer y el mundo material en medio de una sociedad oprimida por el poder y atravesada por luchas de liberación colectivas, de la misma forma que el pueblo judío en Egipto. No hemos cambiado mucho. Me desperté en mitad de la noche preguntándome paradójicamente ¿Quién es nuestro Dios? ¿Qué guiará nuestro destino?


Something similar / Algo similar
Inocencia
Inspiration? / ¿Inspiración?
Monstruo
Something different / Algo diferente
Iglesia y estado

Contact me / Conecta conmigo
Home | YouTube | Instagram Facebook